Casos (X): muere Noa Pothoven, la menor de edad víctima de violencia sexual que sufría depresión (Actualizdo)

Casos (IX): El entrenador de fútbol de Málaga
4 junio, 2019
Las denuncias por violaciones a menores se disparan: crecen un 54,7%
7 junio, 2019
Mostrar todo

Casos (X): muere Noa Pothoven, la menor de edad víctima de violencia sexual que sufría depresión (Actualizdo)

 

Tras las publicaciones en medios españoles y europeos sobre la eutanasia en este caso (algo que ya se ha desmentido), mantenemos que no vamos a entrar en el debate de la eutanasia, pero hay muchas formas de asesinar que no implican la muerte física. En las situaciones adversas de alto impacto en la infancia, cómo es el caso del abuso sexual infantil, la persona dejará de ser quien es, y quedará un ser que necesitara mucha ayuda para ser restaurado. En algunos casos, esta restauración no tendrá lugar, por lo que el depredador mata en vida. Es obligación de todos, políticos, instituciones y ciudadanía en general aunar esfuerzos para frenar esta lacra, que destruye a los más vulnerables y el futuro de nuestra sociedad. Ellos/as no tienen voz, los adultos somos su voz. Únete!! NO MIRES A OTRO LADO

La muerte a los 17 años, de Noa Pothoven, una adolescente que sufrió abusos sexuales a los 11 y 12 años y violada a los 14, ha provocado un doble debate en Holanda. Por qué fallaron todas las instancias que debían tratar el estrés post traumático, la anorexia y la depresión que padecía la joven, se preguntan unos. Otros cuestionan la idoneidad de que familiares y médicos permitieran morir a una adolescente a la que se le negó la eutanasia. Noa llevaba una sonda nasogástrica clínica, y “acabar con el sufrimiento”, tal y como ella describía su situación, implicaba que decidiera dejar de alimentarse. En ese caso, la muerte se considera natural. Este segundo aspecto se ha entendido mejor, a pesar de su edad. En Holanda, como en España, a los 16 años una persona puede decidir que no quiere tratamiento médico. Noa Pothoven fue violada por su primo cuando era una pequeña, episodio tras el que sufrió un trastorno de estrés postraumático, depresión y anorexia. Escribió una autobiografía llamada «Ganar o aprender» sobre sus batallas contra las enfermedades mentales tras ser violada a una edad temprana. Dijo que quería que su libro ayudara a jóvenes vulnerables que luchan por la vida. Un día antes de su fallecimiento Noa hizo pública su decisión en las redes sociales.